Larios, con poderío


Segundo día de glamour de la Pasarela Larios. Más de uno se engalana como quiere y porque quiere. La libertad de la moda, donde todo vale. La mirada altanera de los malagueños concedía la fuerza que requería la calle central: con poderío. Un día más, el centro de Málaga se viste con marcas de gran categoría, y da visibilidad a otras tantas que se hacen hueco en la industria.

Algunas niñas corretean con vestidos de la singular y característica marca de la diseñadora aristócrata. El primer estacazo de la gala, Agatha Ruiz de la Prada. Abre el desfile con la fuerza de Lola Índigo y el hit de Ya no quiero Na’. El corazón, su seña de identidad. Las modelos clavan el tacón en la alfombra azul, que luce a juego con los llamativos colores de la marca. Nubes en sus estampados, grandes bolsos a juego de diademas y altas plataformas de tonos alegres y vistosos.

En la cola, desde Sevilla, Aurora Gaviño. El taller, dedicado a la moda flamenca, se embarca con una propuesta que le representa: el encaje. La elegancia en sus prendas recuerda al estilo sesentero y dulce de aquellos tiempos. Cuerpos ajustados bajo un bordado delicado y tierno, le sigue una falda que rompía con lo romántico de su personalidad. Encajes teñidos totalmente a mano, con rasgos vetustos y antiguos. En definitiva, telas que no son propias del traje de flamenca: saris, lienzos y sedas naturales, todas ellas mezcladas. Se define como una marca de fusión entre lo tradicional y la innovación.


A continuación, la marca española de Nati Jiménez. Conocida por su presencia en grandes eventos y celebraciones de alta costura. En los vestidos que lucían las modelos, se apreciaba la fluidez de sus telas, que iban al compás de sus andares. La marca es una distinguida por confeccionar las prendas exclusivamente en España y además también caracterizada por suministrar un amplio tallaje, desde la 38 hasta la 58.

Otro de las firmas mas reconocidas, Deivir Luengo. Sus diseños blancos de boda dejaba boquiabiertos al público que observan perplejos ante las largas colas de sus vestidos, y su despampanante estilo que rompe con el rasgo clásico de novias. Se define como un diseñador que homenajea a todas las mujeres que marcaron un antes y un después en la historia y que guiaron, y guían sus pasos en la batalla por una sociedad en la que ser mujer no cierre puertas con su colección «VIVA».